Glosario %BACK%

TASA INTERNA DE RENTABILIDAD (TIR)

La Tasa Interna de Rentabilidad o TIR es un método de valoración de proyectos de inversión que está íntimamente ligado con el Valor Actual Neto (VAN). Básicamente si el VAN lo que mide es el valor a tiempo presente de los cobros y pagos futuros que se realizan en un proyecto de inversión, la TIR lo que nos marca es en términos porcentuales la rentabilidad que nos va a dar anualmente ese proyecto al comparar el capital invertido al principio respecto a los cobros futuros que va a aportar dicho proyecto. La TIR es de especial utilidad para saber diferencias entre aquellos proyectos que son rentables de los que no lo son. Si un proyecto de inversión no tiene una TIR superior a la rentabilidad que se le exige a la inversión (tasa de descuento) estamos ante un proyecto que no merece la pena invertir en él pues no aporta beneficio económico. Al mismo tiempo, la TIR permite ordenar diferentes proyectos de inversión aunque estén a periodos de duración distinto y con diferentes flujos de caja de forma ordenada entre los más y los menos rentables y poder decantarse así por la opción más atractiva.

La Tasa Interna de Rentabilidad en los mercados financieros es de especial en el caso de los activos de renta fija como los bonos del Estado. En concreto, la rentabilidad a la que se colocan los bonos en las subastas se calcula como una TIR teniendo en cuenta el valor nominal de ese bono (1.000 euros) y los pagos futuros que va generando cada periodo y que marcan el cupón del Bono. Cuanto menor sea el precio que se pague por comprar ese Bono se asume que ese activo está remunerando un mayor interés o una mayor TIR. Se establece de esta forma la relación inversa que se guarda entre precio de los activos de renta fija y el tipo de interés que pagan.

Horario de atención a Cliente

Martes 1 de Mayo
10h - 15h

De lunes a viernes
de 9:00 a 22:00 h.

Sabados
de 10:00 a 15:00 h.